BO12 logo

© Hamid Eskandari

Cuando una idea se empieza a formar en mi mente, su papel se manifiesta al mismo tiempo.

Reza Abedini nació en Teherán en 1967. Su abuelo y su tío fueron conocidos calígrafos y él aprendió lo básico del oficio en su adolescencia. Tras obtener un diploma universitario de la Escuela de Bellas Artes de Teherán, continuó sus estudios de pintura y bellas artes en la Universidad de Arte de Teherán. Desde que instaló un taller independiente en 1987, ha estado trabajando como diseñador, profesor e investigador en el campo de la tipografía, el diseño gráfico y las artes visuales. Mientras tanto, ha recibido varios premios y galardones, entre ellos el Prince Claus Award de Holanda.

Es miembro de la Sociedad de Diseñadores Gráficos Iraníes (IGDS) desde 1997 y de la Alianza Gráfica Internacional (AGI) desde 2001. Ha formado parte del jurado de varias bienales por todo el mundo. Compartiendo su tiempo entre el Líbano y los Países Bajos, hoy es profesor de diseño gráfico y cultura visual en la Universidad Americana de Beirut.


“Cuando tengo críticas negativas de alguno de mis pósters por parte de un diseñador occidental, ¡creo que he tenido que hacer algo bien!” dice Reza Abedini. Esta crítica es un caso raro. Aunque Abedini no usa el lenguaje del diseño gráfico clásico que prevalece en occidente, la poesía de su trabajo es universal y reconocida en todo el mundo. Al igual que un gran número de diseñadores gráficos japoneses como Ikko Tanaka, que ha sido una fuente de inspiración para él, Abedini ha creado una forma de integrar características específicas de su propia cultura en un modo de expresión muy contemporáneo.

Diseña pósters, cubiertas de libros y anuncios para promocionar eventos en el Mundo Árabe, pero también en los Países Bajos, Francia, Irlanda, Grecia o Inglaterra. Su estilo se puede describir como “persa”; tiene fuertes elementos de caligrafía, por supuesto, y el texto, en grafía árabe o latina, tiene una calidad comprimida, tramada y delicada. Sus colores son densos aunque apagados, predominando los tonos tierra. Pero uno de los atributos más fáciles de reconocer de su trabajo es la especial presencia de la figura humana. Reminiscencia del tipo de retratos formales que fueron populares en Irán en el siglo XIX, las personas que dibuja son apariciones gráficas que llenan la página con considerable aplomo.

De algún modo, la textura del papel está presente en el trabajo de Abedini, no visualmente, sino como un campo de fuerza debajo de sus dibujos. Es como si la mano del diseñador hubiera sido guiada por algún conocimiento que procede del tacto, el olor y el sonido conservados en el papel.

Véronique Vienne

 

Su papel

Pop’Set Gris Perla 170g/m²

Reza Abedini también ha elegido un Pop’Set gris, de tono neutro y cálido a la vez, entre las numerosos tonalidades de esta gama de papeles con colores sorprendentes (¡32 tonos!).

-Entrevista

VV :

RA:

Antes de contestar a sus preguntas, me gustaría decir que para mí el momento más increíble, emocionante y estimulante en el mundo visual es cuando selecciono una pieza de papel blanco y lo miro, y por un instante no soy capaz de hacer nada.

¿Qué rol jugó el papel en el desarrollo de la caligrafía árabe?

El papel ha influido en la creación de muchos textos irano-islámicos. Un ejemplo es el texto Nastaliq, que requiere movimientos de la mano suaves y libres, e incluye muchas formas circulares. No sería posible en superficies más ásperas como la piedra o la madera, o incluso las teselas. Después, estas nuevas tradiciones volvieron a otros usos de la caligrafía, como el mosaico y la cerámica, y siguen influyéndose continuamente la una a la otra.

En su propia práctica, ¿se preocupa por la calidad, textura, color o gramaje del papel en el que se imprime su obra?

Déjeme responderle desde dos perspectivas diferentes: desde el punto de vista de un artista visual y desde el de un diseñador gráfico.

Como artista, ya desde mis primeros años cuando estudiaba en una escuela secundaria de bellas artes (a los 14 años), el tipo de papel, su textura, su gramaje e incluso sus bordes me preocupaban mucho. Sobre todo después cuando me interesé por el grabado, donde, como ya sabemos, el papel es bastante importante. Por lo demás, mis últimas piezas se basan en una gran variedad de papeles finos y/o artesanales cuando trabajo en ellas con tinta negra y pintura acrílica. Aquí, el papel no es solo parte de la estética de la pieza, también tiene un significado técnico. El papel tiene que poder soportar la tinta, el agua y otros aditivos.

Como diseñador gráfico, considero el tipo de papel, su color, gramaje y textura una parte esencial de cada proyecto. Tengo que explicar que, en muchos casos, el producto final de una pieza de diseño gráfico (ej., un póster) está creado por la síntesis de varios elementos; por ejemplo, un tipo de impresión especial, en un tipo de papel especial, cortado de forma especial. Por tanto, el papel es parte de la idea de diseño gráfico, no solo la superficie en la que se imprime el diseño.

¿Hace bocetos en papel antes de pasar un diseño a su forma digital?

Sí, casi siempre. Porque me gusta mucho dibujar. Cuando el tacto del papel debajo de mi mano es agradable, puedo llegar a un diseño o concepto de forma mucho más fácil y fluida, al menos eso me parece. Por eso, siempre tengo una gran cantidad de papeles que uso para hacer notas o dibujar. Me gustan, sobre todo, los papeles rugosos y la cartulina.

¿Qué parte de su trabajo acaba impreso en papel?

Más del 90 por ciento de mi trabajo final se ve solo en papel, ya sean dibujos o piezas de diseño gráfico. En la mayoría de los casos, cuando una idea empieza a formarse en mi mente, su papel se manifiesta al mismo tiempo.

¿Cómo se asegura de que los diseños que se ven estupendos cuando están retroiluminados en una pantalla tengan tan buen aspecto cuando se impriman en papel?

¡Empecé a trabajar en el diseño gráfico cuando los ordenadores y las pantallas todavía no existían! O al menos, no se usaban para diseñar. Por eso, el que haya una diferencia entre la visión y el producto final es un concepto que me resulta familiar. Es verdad que a veces las imágenes en una pantalla resultan más claras y llamativas. Pero ya sabemos, estas imágenes no son físicas. Teniendo en cuenta esto, me produce más respeto una impresión o un dibujo real, su tangibilidad. Hemos de recordar que cada una de estas imágenes, digital y física, implica una parte diferente de nosotros. Todas pueden ser bonitas y tener su propio uso.

Al mismo tiempo, tengo mucha más confianza cuando mi diseño empieza en papel y termina en papel. Poder tocar el papel durante el proceso de diseño y dibujo tiene un gran impacto positivo en mi alma. Soy adicto a tocar papel.

Que se pueda tocar es parte de la estética de la pieza. Por ejemplo, imagine una serie de colores pasteles que se imprimen en un papel con relieve. La sensación del tacto y la información visual ayudan a apartarse de una atmósfera más comercial. O imagine una serie de grises coloreados que están impresos en un papel áspero para darle la sensación de cemento. Se trata de una combinación muy compleja de comunicación, funcionalidad y estética visuales.

Cuando tiene que elegir papel, ¿confía en su propia evaluación o consulta a especialistas del papel?

En ocasiones especiales, siempre pido consejo a especialistas en impresión. A veces, tienen interesantes recomendaciones para nuevos soportes y técnicas, pero yo siempre tomo la decisión final. Corro riesgos calculados cuando creo que vale la pena.

¿Le preocupa la calidad de archivo del papel?

En el material impreso, el tiempo tiene un significado que no existe en las piezas digitales. Los materiales se pueden conservar y reflejan el paso del tiempo. Por eso, estamos interesados en estudiar pinturas y acuarelas del siglo XIX, por ejemplo, porque también podemos observar el tiempo en ellas.

¿Sabía que el sonido que hace el papel cuando dibuja en él o cuando pasa las páginas desencadena un agradable sentimiento de hormigueo en el cerebro? ¿Ha tenido alguna vez la ocasión de disfrutar de las cualidades auditivas del papel?

En mi último proyecto, grabé los sonidos de letras dibujadas una y otra vez. Entonces las presenté con la imagen dibujada de cada letra, para que el público pudiera verlas y escuchar los sonidos de la letra “B”, por ejemplo. También he realizado algunos proyectos en este campo con mis estudiantes. Todo el proceso de empezar y acabar un proyecto, como tocar el papel, escuchar los sonidos del dibujo, los bordes del papel, son para mí como un ritual religioso.

¿En qué punto de su proceso de diseño la elección del papel es un acto creativo?

Como he dicho, la idea y los soportes para la idea suelen venirme a la mente a la vez. Pero ha ocurrido que, después del proceso de diseño, cambio de idea y pienso que estaría mejor en un papel diferente. En los últimos años, cierto tipo de papel se ha convertido en parte de mi lenguaje visual, como un autor que favorece algunas palabras.

¿Puede describir algún caso en que la elección del papel supuso una diferencia crítica en alguno de sus proyectos?

Creo que es posible cambiar la opinión pública e introducir nuevas experiencias. Puedo pensar en varios ejemplos, como imprimir el mismo trabajo en dos tipos diferentes de papel y ver cómo uno atrae mucho más atención que el otro o imprimir pintura blanca en cartón gris (que no es fácil de hacer y siempre resulta imperfecto) en lugar de imprimir gris en cartón blanco y dejar algunas partes blancas (para simular el mismo efecto), lo que crea una atmósfera completamente diferente.

¿Cuáles son algunos de sus trabajos favoritos en papel de diseñadores gráficos a los que admira?

Tengo una colección personal de muchos pósters y libros antiguos. El tipo y el olor del papel, e incluso la tinta de impresión me influyen cada vez que los consulto. Nunca dejo de disfrutar con esta íntima relación con el material impreso.

Sea uno de los primeros en registrarse para solicitar tu BO12 de Antalis,
EDICIÓN LIMITADA** GRATUITA.

Oferta disponible hasta el 2 de Diciembre de 2016.
Tenga en cuenta que, lamentablemente, no habrá para todo el mundo…

Estatus *

Su inscripción se ha procesado correctamente. Si tiene la suerte de estar entre los primeros inscritos, recibirá un ejemplar del BO12 de Antalis en 4-8 semanas.